Dandole vida a Nicaragua

Cartas de Amor a Nicaragua – No mas caudillos

Querida Nicaragua: El por fin reconocido como el escritor vivo de mayor relieve en la lengua española, el insigne novelista don Mario Vargas Llosa que acaba de recibir, por fín, el premio Nobel de literatura que desde hacía tiempo debió haber recibido, acaba de escribir uno de sus artículos que aparecen en la sección Domingo de la Prensa de Managua y que se titula “la derrota de Chávez”.

En ese artículo presenta todos los detalles de las elecciones últimas de Caracas en las cuales Chávez hizo todo tipo de trucos para poder salir como salió, aunque no logró su cometido. Ahora no podrá jugar con el Congreso pues no alcanza los dos tercios requeridos.

En ese artículo hay un párrafo que me permito transcribir a ustedes por lo que tiene que ver con la historia antigua y actual de nuestro país.. Dice asi: “Se reprocha a la oposición venezolana carecer de líderes, no tener al frente a figuras carismáticas que arrebaten a las masas. Pero, cómo, ¿todavía hay que creer en los caudillos? ¿No han sido ellos, esos horripilantes payasos con las manos manchas de sangre, embelecos inflados de vanidad por el servilismo y la adulación que los rodea, la razón de los peores desastres de América Latina y el mundo?

La existencia de un caudillo carismático supone siempre la abdicación de la voluntad, del libre albedrío, del espíritu creador y la racionalidad de todo un pueblo ante un individuo al que se reconoce como ser superior, mejor dotado para decidir lo que es bueno y lo que es malo para todo un país en materia económica, política, cultural, social, científica, etcétera. ¿ Eso queremos? ¿Qué venga un nuevo Chávez a librarnos de Chávez?”

Y sigue expresando el extraordinario pensador y ensayista que es Vargas Llosa que está convencido de que América Latina sólo será verdaderamente democrática, cuando la inmensa mayoría latinoamericana esté vacunada para siempre contra la idea irracional de que sólo un superhombre puede gobernarla.

Por supuesto que estoy totalmente de acuerdo con el pensamiento del admirado novelista, autor de la Ciudad .y los perros, La tía Julia y el escribidor, La fiesta del Chivo y tantas otras obras maestras de la literatura moderna.

El caudillismo ha sido otra de las plagas ligadas al continuismo y a las reelecciones en nuestra pobre Nicaragua. Desde el siglo pasado lo estamos inclusive en el partido que tiene como norma casi sagrada la alternabilidad en el poder como es el partido conservador, el que no pudo liberarse del afán caudillista del general Emiliano Chamorro.

Y en el liberalismo ha sido una constante la proliferación de caudillos. Cuando el glorioso partido hizo la revolución del 93 para transformar como transformó y modernizó a Nicaragua, el general José Santos Zelayal no resistió la tentación, violó su propia Libérrima y se reeligió cuantas veces pudo. Jocosamente se afirma que en los tiempos de Zelaya había siempre tres candidatos que eran: Uno, José, el otro, Santos, y el tercero, Zelaya.

Después del Zelaya surgió inevitablemente el caudillaje de Emiliano hasta dar el lomazo de 1925 al presidente Carlos José Solórzano.

Al rato nos vino el caudillo mayor, don Anastasio Somoza García, quien con sus hijos formó una dinastía que duró 45 años.

En el el 79, cuando creímos liberarnos para siempre de tanto caudillaje surgió don Daniel como coordinador de la Junta de Gobierno, luego en el 85 como presidente hasta que por presiones de la Resistencia tuvo que adelantar las elecciones que ganó doña Violeta. Sin embargo don Daniel, el nuevo caudillo siguió ejerciendo su caudillaje partidario “gobernando desde abajo” y ha seguido siendo caudillo de su partido sin darle oportunidad a nadie más. Hoy lo tenemos en la presidencia como un autèntico caudillo que quiere reelegirse y seguir gobernando el país por los siglos de los siglos, según expresión de su compañero don Tomás Borge.

Es obligación de todos acabar con el sistema del nefasto caudillaje.

Leave a Comment

Tienes que estar logeado para poder comentar.

More from category

Cartas de Amor a Nicaragua – Prudente silencio

Querida Nicaragua: Siempre es prudente guardar silencio cuando llegan los ataques de los adversarios. Sobre todo [Leer Mas]

Cartas de Amor a Nicaragua – El hambre y el desempleo

Querida Nicaragua: Llama poderosamente la atención en las últimas encuestas realizadas tanto por M yR, como por [Leer Mas]

Cartas de Amor a Nicaragua – Política ingrata

Querida Nicaragua: En la política abundan los escribidores a sueldo, los mercenarios de la pluma. Todos los conocemos [Leer Mas]

Cartas de Amor a Nicaragua – El respeto por la vida

Querida Nicaragua: Que hermoso ejemplo de responsabilidad, hermandad, solidaridad, amor al prójimo, patriotismo y [Leer Mas]

Registro Usuarios

Archivo

Publicidad

Visitanos

    Fabio Gadea Mantilla Presidente 2011